La  ante última luna “Coscoina” dio cuenta de un espectáculo singular, donde la presencia  de artistas de gran nivel, demostraron que  se puede llegar al corazón publico evitando la fastuosidad de recursos marketineros.

 

Como de costumbre  nuevamente brilló  la arenga de Claudio Juárez,  quien  en cada noche desglosa prosas de su propia pluma con un alto contenido poético, manteniendo  la expectativa de una plaza que mientras tanto  se ilumina  bajo el paragua de los fuegos artificiales.

 

Luego de el himno a Cosquin , interpretado en el baile por Ballet Ganador Pre Cosquín 2017 , llegó el turno del  Chango Spasiuk. El misionero de  Apóstoles, dejó con su acordeón acordes que ratifican una búsqueda  casi mágica  en un teclado, similares a las sacadas por Astor Piazzola desde su bandoneón  salvando los distintos rubros musicales de uno y otro.

 

La calidad de  artistas como Dúo Huaucke (Revelación 2016),La Bruja Salguero, dejaron su claro mensaje  que ,como en casi todas las noches  tuvieron un alto contenido  del cuidado del medio ambiente en el que el mensaje  contra el desmonte y la minas a cielo abierto y la recuperación de tierra a los  pueblos originarios se escucho con mucha fuerza.

 

Los “Chilenos” Inti Illimani, volvieron a la plaza y  cumplieron con las expectativas  de un público que  casi  en un 70%  colmaba  la “Prospero Molina”. Más tarde  Ramiro González, dejo su marca, para darle paso a la delegación  de la  Provincia  Río Negro con una colorida propuesta de danza.

 

El cordobés  Juan Iñaki,  fiel a su estilo  hizo bailar a la plaza  exponiendo distintos sonidos de la variedad cultural que dan las provincias del país.

 

Cerca de la una de la madrugada el  Dúo Coplanacu siguió mostrando el arraigo de su Santiago del Estero cautivando a la platea  que seguían desde el primer minuto firme  a la propuesta que venía desde el “Atahualpa Yupanqui”.   

 

La continuidad  estuvo  asignada a Bruno Arias. El jujeño , nuevamente  inspirado  en su fuerte  arraigo  a  su provincia y la puna , dio lugar a una actuación  que muestra un crecimiento  superlativo   que muestra en cada escenario del país  desde  ya el lejano  2013  donde logro su consagración.

 

A la noche  le quedo  el paso por el escenario  dentro de la programación  oficial , las actuaciones de Che Joven  y  Pachi Herrera, para luego desencadenar  en la “Cacharpaya”  hasta la madrugada   donde el sol  despunto  detrás del “Pan de Azucar”

 

Para destacar  el acierto de la Comisión Nacional de Folclore  en idear la presentación fuera de horario del festival y   previo al lanzamiento  de  la octava noche, la presencia  de “Piñón fijo” que  de 20 a 21 hs. tuvo en vilo a chicos y papas que   se llegaron para aprovechar en vacaciones   la actuación  del payaso  surgido de tras la sierras.

       

               
 

            

                 

 

Hay 62 invitados y ningún miembro en línea

 

          Revista "El Lapiz"